miércoles, 8 de septiembre de 2010

UNA REPARACION NECESARIA





Muchos años han pasado desde que Adolf Hitler instauró en Alemania el régimen nacionalsocialista, pero los efectos de ese sistema nefasto que no dejó un buen recuerdo a nivel internacional y resultó condenado por toda la humanidad, aún se padecen en diferentes rincones del mundo.
El nazismo fue erradicado como poder dominante, aunque lamentablemente quedan algunos defensores de esta ideología que acabó con la vida de millones de personas y convirtió a Núremberg en sinónimo de justicia al ser escenario de los juicios a los jerarcas nazis.
Si bien ya quedó atrás la etapa de procesamientos judiciales, todavía existe la necesidad de resarcir, de alguna manera, los terribles daños ocasionados en el Holocausto. Ya nada será suficiente para reparar los errores, pero al menos se puede mantener vivo el recuerdo de las víctimas para que nunca vuelva a ocurrir algo semejante.
Por estos días, las autoridades de la biblioteca de Nuremberg han impulsado una nueva iniciativa que busca devolver a los descendientes de los judíos que fueron torturados y asesinados por los nazis al menos una parte de su historia. La idea de la institución, según trascendió, es localizar a los sobrevivientes o herederos de las víctimas para entregarles los libros que, en su momento, fueron robados por quienes formaban parte del régimen autoritario.
De acuerdo a la información difundida, son diez mil los ejemplares que se intentará hacer llegar a sus respectivos dueños originales después de haber quedado en poder, durante mucho tiempo, de Julius Streicher, quien dirigió la publicación nazi “Der Sturmer”.
Sin duda, este plan de devolución de materiales literarios constituye un gran desafío, pero los promotores de la iniciativa confían en lograr buenos resultados con la ayuda de Internet, un medio que resultará vital para localizar a los verdaderos dueños con el fin de restituirles, a ellos o a sus descendientes, algo que les corresponde.