viernes, 29 de abril de 2011

Homenaje a María Elena Walsh y a David Viñas

María Elena Walsh tendrá un fuerte protagonismo en las dos próximas ferias del libro que se realizarán en Buenos Aires, tanto la internacional para todas las edades como la dedicada al público infantil y juvenil. David Viñas también recibirá los honores de sus colegas.


Ambos autores de reconocimiento internacional murieron este año y serán recordados en la ceremonia de apertura de la 37a Feria Internacional del Libro, el próximo 20, en el predio de La Rural, en Palermo. Así lo confirmaron ayer a La Nacion el presidente de la Fundación El Libro, Gustavo Canevaro; la directora ejecutiva, Gabriela Adamo, y Carlos Alberto Pazos, integrante de la entidad.

Según anticiparon, para recordar a la escritora y compositora María Elena Walsh, un artista cantará dos canciones suyas. Su compañera de vida, Sara Facio, está en plena tarea de elegir la voz para esas canciones.

El recuerdo de David Viñas correrá por cuenta de Germán García.

¿Qué autoridades participarán de la inauguración? Si bien fueron invitados tanto del ámbito nacional como porteño todos los funcionarios vinculados con el sector, incluida la presidenta Cristina Kirchner y el jefe de gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri, aún no se sabe quiénes concurrirán.

Más allá de los homenajes a los escritores argentinos, la estrella de la feria será el Premio Nobel de Literatura 2010 Mario Vargas Llosa. El controvertido escritor peruano, crítico del kirchnerismo, hablará el jueves 21, a las 18.30, en una sala con capacidad para 850 personas. Habrá dos salas más para seguir la transmisión del acto y, si no llueve, se instalarán pantallas al aire libre.

Los organizadores de la muestra comentaron que hay un gran interés de medios periodísticos nacionales y extranjeros para acreditarse y escuchar a Vargas Llosa. También admitieron preocupación por la seguridad en la feria para ese día, teniendo en cuenta que intelectuales del kirchnerismo habían reclamado que se "desinvitara" a Vargas Llosa por su actitud crítica.

Maria Elena Polack
LA NACION