sábado, 16 de marzo de 2013

AMOR NOCTURNO

En ese mismo instante en que la luna despide los arreboles diurnos, cuando
el titilar nocturno enternece galaxias vacías, allí donde lo negro se vuelve
blanco, donde los amantes furtivos marchitos reverdecen con furor, 
donde los deseos tienen espacio y las frustraciones tiempo, donde el 
silencio se vuelve gritos y los gritos son silenciosos, en ese mismo instante
estoy aún... Anhelandote, recordando viejas sonrisas y fingiendo futuras
alegrías, soñándote despierta y viviendote dormida, viviendo sin dormir y durmiendo mientras vivo, porque solo estás en mi mente, solo vivo de 
utopías que se vuelven mi realidad justo en este instante; la noche 
clemente.

Marce Martínez. - El Club de la Tertulia, Facebook