martes, 4 de junio de 2013

CARTAS DE AMOR


Quien no ha escrito una carta de amor, palabras dichas con gran sentimiento desde el alma, dejando escritos momentos de nuestra vida que son inolvidables. Poetas, personajes de la historia, seres comunes, todos nosotros guardamos quizá en un libro, en una caja, papeles amarillos que reflejan un momento de nuestra vida. De que forma la redactamos refleja el momento emocional e histórico que estamos viviendo. De eso se trata este post, cartas que personajes de la historia han rescrito a sus amores, con palabras bellas y respetándo la métrica, son bellas, si, pero acaso las nuestras no lo son? 

Recuerdas aquella carta que te ha dado la oportunidad de comenzar una vida con alguien que amas, o amaste, o extrañas, viaja un poco en tu historia, seguramente hallarás la carta más bella que supere a la de los poetas, porque simplemente lo que todos los seres queremos expresar y necesitamos escuchar es la palabra AMOR.

Sólo el amor puede despertar emociones tan extremas como la pasión y el odio. Enrique VIII enloqueció por Ana Bolena antes de ordenar su muerte, Napoleón sufrió por el desdén de Josefina, Perón tuvo en Evita su “tesoro adorado”. "Más que los besos, son las cartas las que unen las almas", escribió John Donne en el siglo XVI.       En diferentes épocas y escenarios, los protagonistas de la historia han volcado por igual sus sentimientos, no siempre correspondidos, a través de cartas que demuestran que sólo el amor es capaz de desnudar el alma de hombres y mujeres, cualquiera sea su origen, edad o condición social.

"Mi corazón y mi persona se rinden ante ti suplicándote que sigas favoreciéndome con tu amor", escribió Enrique VIII a Ana Bolena en 1528, ocho años antes de que ordenara encerrar a su esposa en la Torre de Londres y decapitarla.

La carta que Juliette Drovet dirigió a Victor Hugo es directa y simple, en ella puede leerse: "Te quiero, ante todo y después de todo, te quiero, te quiero, te quiero". En cambio, el autor de Los miserables escribió un texto más elaborado para otra amante, Léonie d´Aunet, el 9 de julio de 1843. "¡Oh! ¡Piensa en mí! ¡Quiéreme! Sueña con el último minuto cuando nos vimos y el primer minuto cuando volveremos a vernos", expresó Victor Hugo. Y agregó: "¡Oh Dios mío! ¡Que es largo, y necesito verte! Ángel dulce, fija tus ojos adorables sobre mí. De aquí los sentiré. Esto me recalentará el alma. Te quiero. ¡Eres mi vida! Hasta el jueves, ¡oh qué largo es!".

Las cartas que intercambió la cantante Edith Piaf con su amante, el boxeador Marcel Cerdan, son emocionantes. En 1949, cuando Cerdan preparaba una pelea en Nueva York contra Jake La Motta, Piaf le envió una carta de amor desde París, sin firmar para evitar que su manager la confiscara. "Es raro. No tengo reflejos, ni ideas, nada. Me parezco a alguien que espera un acontecimiento. En el lugar de mi corazón existe una angustia, una pena. ¡Mi amorcito, mi amorcito cómo te quiero, es una locura e inquietante!", escribió.

Muy diferentes son las cartas de Perón a Eva Duarte, su “tesoro adorado” y su “chinita querida”. Un sentimiento plenamente correspondido por Evita, que promete a su “Juancito” amor eterno y adoración desde el cielo porque “yo vivo en ti, siento por ti y pienso por ti”.
Pero cuando las palabras no pueden ser expresadas hay algo que la suplanta perfectamente y es la música con su encanto y magia, escucha el video y  piensa en tu ser amado, verás que no necesitas palabras. 


D

Fuentes: Diario Digital mdz (mendoza)
               Armik - cartas de amor - youtube Diana 6635